Cómo reutilizar una mascarilla de protección

Las mascarillas desechables no deben reutilizarse, es más, una vez se percibe que la mascarilla está húmeda, debería cambiarse por otra nueva.

Puedes ver nuestra selección de cajas y lámparas de luz ultravioleta germicida para desinfectar objetos

Entonces, para el caso de las mascarillas quirúrgicas, es obvio que no deberían reutilizarse una vez llegado este punto.

Si se reutiliza una máscara de protección difícilmente se puede asegurar su eficacia

Para el caso de las mascarillas filtrantes, varia un poco. Las de tipo FFP2 y FFP3 (también N95 y NQ95) no son reutilizables. Siempre que sea posible, después de usar una mascarilla autofiltrante se debe eliminar, pero en situaciones como la actual, en las que hay mucha escasez, si queremos reutilizarlas, por lo menos debemos mantenerlas en buenas condiciones higiénicas. Ten en cuenta que sólo la podrás reutilizar si no ha perdido las propiedades de ajuste y la capacidad de filtrado.

Para ello, se recomienda colocar encima de la mascarilla filtrante, una mascarilla quirúrgica que proteja a la filtrante del contacto directo con microorganismos y mantenerla en un lugar sin contaminación de fluidos ni secreciones con un ambiente fresco y seco.

Si hay alguna posibilidad o sospecha de que la mascarilla se ha podido contaminar con algún fluido infectado se debe desechar inmediatamente.

Nunca se deben limpiar las mascarillas con agua, ya que al mojarlas, el material filtrante pierde la capa hidrófuga.

Otra opción que parece que sí puede ayudarnos a reutilizar de forma más fiables las mascarillas es usando lámparas de luz ultravioleta. Hay muchos grupos de investigación que están trabajando en productos que usan esta tecnología para este fin.

De hecho, este mes de abril del 2020 se ha validado, uno de estos grupos ya ha conseguido que se demuestre científicamente que su producto funciona.

Así pues, parece que la luz ultravioleta puede ayudar a desinfecta las mascarillas u otros objetos del virus Covid-19, entre muchas otras bacterias y patógenos.

Esta noticia no nos sorprende mucho ya que el uso de lámparas de luz ultravioleta con fines germicidas, es una realidad desde hace mucho tiempo.

De hecho, uno de sus principales usos, es la esterilización de alimentos y la potabilización de agua.

En estos tiempos donde la desinfección y la esterilización se están convirtiendo en imprescindibles estás lámparas pueden ayudar en estas tareas de desinfección y hacernos ganar tiempo.